Saltar al contenido

Dolor por llevar tacones: Lo que no debemos hacer al llegar a casa

25 enero 2011

¿Cuantas de nosotras tras una noche de fiesta hemos llegado a casa y hemos mandado a freir esparragos a los tacones? El gusto que da el pasar de unos torturadores tacones a la planicie reconfortante de las zapatillas de andar por casa no tiene precio. El problema viene cuando al día siguiente tenemos una tendinitis en el tendón de Aquiles que no nos deja casi ni movernos. Incontables son las veces que me ha pasado a mi esto sin saber a qué se debía.

Pues bien un día decidí buscar alguna respuesta en el maravilloso mundo de internet y ¡Voila! Allí estaba ante mis ojos, una solución que era igual de aparatosa como efectiva. Resulta que había estado haciendo lo que los fisioterapeutas interpretan como una barbaridad. Cuando se lleva tacón alto durante muchas horas seguidas lo último que tenemos que hacer es pasar de repente de una inclinación desmesurada a una nula. Esa brusquedad hace que el tendón sufra muchísimo.

Por lo que los médicos recomiendan que aunque sea una verdadera pereza, y lo último que te apetece cuando llegas a casa con un dolor de pies infernal, es reducir gradualmente el tacón. Pasamos de un tacón de 10cm, a uno de 5 y finalmente a uno plano.

El ritual es un verdadero rollo pero os aseguro que gracias a él, mis dolores de pies ya no son peores que mis resacas.

(Visiado 175 veces, 1 visitas hoy)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.

escort balikesir izmir escortlar isparta escortlar escortlar bursa