Paco Gil. Ante todo comodidad

No soporto comprar un mal calzado. Antes caía en la tentación de comprar zapatos igual de caros como de imponibles. Y como era de esperar, ahí se quedaban. En el armario muertos de risa y acumulando polvo. Me ha costado mucho (pero que mucho) aprender la lección. Ahora soy de las que se piensa dos veces el hecho de adquirir un zapato. Ya la pregunta no es si me gusta, es ¿Si tuviese que subir Gran Vía con prisas para llegar a la reserva del restaurante me los prondría? Si la respuesta es una afirmación rotunda, entonces se vienen a casa.

La firma Alicantina Paco Gil tiene mi visto bueno en este sentido. La relación calidad-precio tiene un 10. No recuerdo ni un solo calzado que hay comprado a esta casa que no me haya dado buen resultado. Siempre digo que el truco a parte de en la calidad de los materiales es en la compensación de altura entre el tacón y la plataforma. Sé que me repito más que el ajo, pero tengo toda la razón.

Dejando claro que la comodidad supera la prueba de fuego en Paco Gil, las tendencias también lo hacen. Adaptan las mejores tendencias de la temporada a los pies femeninos. Logrando que el dicho ese tan odiado a la vez que famoso “Para estar guapa hay que sufrir” sea un poco menos cierto.

(Visiado 128 veces, 1 visitas hoy)

Ana López

Escenógrafa y arquitecta de interiores a tiempo parcial, estilista y amante del arte a tiempo completo.

Última actualización

Tal vez te interese...

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.